¡Amanece! ¡Siempre amanece!

23.01.15Cuando mi hija y mi hijo estaban pequeños solían enfermar en las noches. A medida que oscurecía, a veces en casa y otras en salas de urgencias, la fiebre y el dolor se agudizaban . Con el amanecer llegaba el alivio y ellos, y yo también, podíamos descansar. Por muy oscura que sea la noche, tenemos la certeza de que el sol saldrá nuevamente al despuntar el alba.
Aunque la realidad sea oscura y tenebrosa, injusta o violenta, nuestro sol de Justicia, resplandece.

Oración: En medio de la oscura y violenta noche, sosténnos confiados en tu mano. Permite que la fuerza de tu victoria, resplandezca de gozo en nuestra vida. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *