Un lugar seguro

01 de junioSalir y entrar, pasar y ver pasar. La vida es un constante peregrinaje, que aunque no lo percibamos,  siempre nos pone en movimiento. En medio de tanta movilidad necesitamos un lugar seguro, un refugio que llamemos hogar, un espacio en que podamos ser. La buena noticia es que el Espíritu de Dios hace de cada lugar una oportunidad para encontrarle, y de nuestra vida el lugar de su presencia.

Oración: Dios de amor, tu abrazo amigo en medio del camino, anima la jornada, tu Espíritu ilumina nuestros ojos para verte. Da reposo a nuestra vida en el el servicio de tu amor. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *