Dios nos acoge

13.0115Necesitamos tanto de otras personas al punto que nuestra vida depende de tal interacción. Pero no basta estar junto a otros, necesitamos además sentirnos acogidos: tener de un espacio que llamemos hogar y personas que compartan nuestras necesidades y alegrías.

Y no es extraño en la vida que pasemos por momentos donde nos sentimos abandonados y solos. Dios sin embargo se sostiene en su promesa de estar con nosotros, él es Emmanuel, Dios con nosotros. La fe nos desafía no sólo a encontrar el cumplimiento de su promesa en nuestra vida, sino a ser presencia de Dios acogiendo y acompañando a todos los que sienten, como nosotros, en la fragilidad de la vida, la necesidad del Dios de amor.

Oración: Dios, amigo, permíteme experimentar tu presencia en cada momento de mi vida, haciendo de mi vida señal de tu presencia para quien se siente en abandono. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *