Debemos educarnos para la PAZ

Por Lina Velásquez

Hablando de paz por estos días en nuestro amado país, hemos tomado un poco de esa conciencia como cristianos y llamados a la reconciliación, desde nuestra comunidad hemos decidido apoyar y aprender sobre este tema, bajo nuestro proyecto de «Casa de Reconciliación y Educación para la Paz». Durante el proceso, realmente hemos descubierto que necesitamos conocer lo que nos hace humanos y partiendo de nuestros derechos que nos permiten vivirlo, la educación es un pilar que nos motiva a ser esos promotores de paz.

Durante los días 16 y 17 de septiembre del presente año, tuvimos la experiencia de aprender sobre el Derecho a la Educación, y la manera en que podemos ser gestores del cumplimiento del mismo para todos y cada uno de nosotros. En nuestra comunidad Misión Luterana Emaús, contamos con la participación de Sara Cristina Lara y Curtis Kline, quiénes lideran en el proyecto Justicia y Vida de la IELCO, desde la sección de Derechos Humanos, y de quiénes recibimos información tan importante como que la educación nos brinda «…Además de la importancia práctica, disponer de una mente instruida, inteligente y activa, con libertad y amplitud de pensamiento, es uno de los placeres y recompensas de la existencia humana.», que nos permite visionar todo lo que Dios ha provisto para cada uno de nosotros, y al reconocer su utilidad y efectividad en nuestras vidas, podremos también ser Educados para la Paz, para luego ser formadores de ella.

Necesitamos conocer y saber a qué tenemos derecho, pero también reconocerlo como derecho del otro y permitir trabajar en conjunto, por esto, ni la educación, ni la paz se deben tratar como privilegios de exclusión.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *