De la enfermedad social a la dignificación en Cristo

 —Hija, tu fe te ha sanado.
Lucas 8:48

Hoy domingo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la palabra de Dios nos confrontó con una sociedad enferma que discrimina, hiere, humilla y excluye. Nuestra hermana Adí Martinez, en su interpretación de Lucas 8:40-56, nos recordó el amor de Jesús, que no sólo sana personas de enfermedades físicas, sino que desafía públicamente las estructuras enfermas que nos excluyen.

Gracias a mujeres como la de la historia del evangelio, y muchas en nuestra historia reciente,  que movidas por la fe y no exentas de temor, se atrevieron a actuar, aun contra la ley, en Cristo podemos seguir trabajando por un mundo más justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *